El ADN de una marca es una declaración poderosa que le permite ser más fuerte, sobre todo, en aquellos mercados que son cada vez más competitivos.