Algunas veces el lenguaje corporal dice más que las palabras. Conocer la forma de leer el cuerpo brinda una ventaja para escuchar al otro con sólo verlo.